San José

El Club Deportivo San José de Oruro, es un club de Fútbol Boliviano, de la ciudad de Oruro. Fue fundado el 19 de marzo de 1942 y juega en la Primera División de Bolivia.

El club tiene sus propios terrenos en la zona Este de la ciudad de Oruro, donde se tiene planificada la construcción de su propio Estadio y Complejo Deportivo, que estará al servicio del primer plantel y de su propia escuela de fútbol.

La década de 1990 fue la más victoriosa y la más anhelada por los seguidores del club. Además de dos subcampeonatos bolivianos consecutivos, en 1991 y 1992, el club se coronó campeón de la Liga de Fútbol Profesional Boliviano por primera vez en 1995, derrotando dos veces, en julio y en diciembre a Guabirá de Montero y ganándose de esta manera participaciones casi consecutivas en la Copa Libertadores de América.

Gracias a estas épicas hazañas obtenidas por el club, el Estadio Jesús Bermúdez de la ciudad de Oruro, que no había sufrido modificaciones desde su inauguración, obtuvo su merecida primera refacción y mejora, por que tenía que prepararse para albergar los torneos internacionales en los que participaba El equipo de la V azulada; de esta manera, el segundo estadio más grande de Bolivia, mejoraba sus camerinos, cabinas de prensa y se inauguraba las luminarias del estadio con una memorable ceremonia antes del partido San José – São Paulo FC, donde brillaron las figuras como Zetti, Cafú, Telê y Raí por parte del São Paulo y Juan Carlos Sánchez, Dionisio Gutiérrez, Divar Condarco y el argentino Héctor Chávez entre otros por San José, mismo equipo que lograría un partido memorable empatando en la vuelta en Brasil por el marcador de 1 a 1, a un São Paulo que seria campeón de la Copa Libertadores ese año.

No está de más mencionar que en esta época, a base de mucho trabajo y coordinación entre el club y la población de la ciudad de Oruro, se ratificó el merecido respeto que merecía la Institución Santa, además se forjó y consolidó la doctrina de que El Equipo Minero era casi imbatible cuando jugaba de local y también que donde quiera que jugase El Santo siempre tendría a sus aficionados detrás de él.